23192983_10159772743015529_1647696716_n

El Bronx

I hate the Orient in the morning. The kisses are too slow, like breaking of smallpox and the women who have three tits struggle

from one continent to another:

 

Everything trembles in this building when the lovers fuck. They

think they´re putting the salt back in the sand. And the tenants

wonder about the dogs at dawn that rest like the wind on

a gleaming taxi. Why should I leave this swamp? The showers are

relentless, and the water is always hot, as hot as the three small

closets that we have full of show worshipping the small clouds of

underwear, the butterflies of smoke.

 

 

El Bronx

Odio el Oriente al amanecer. Los besos son tan lentos como los brotes de viruela y las mujeres de tres tetas, que torpes

se desplazan de un continente a otro:

 

Todo tiembla en este edificio cuando los amantes cogen. Creen

que le están devolviendo la sal a la arena. Y los inquilinos

se preguntan por los perros que al amanecer descansan como el viento

en el destello del taxi. ¿Por qué habría de dejar este pantano? El agua

de las regaderas es incesante, siempre está caliente, tan caliente como los tres armarios que tenemos repletos de zapatos y que loan a las pequeñas nubes de ropa íntima como mariposas de vapor.

image

 


23336439_10210407353366942_609384093_o23377304_10210407354446969_1256998894_o

Hotel Park (Oriente, Calle 110)

 

Mis dedos

estallando con ojos te tocan

en un mar de espumeantes

sábanas

Marco un chupetón en tus muslos

esponjosos

estampo besos gruesos

en tus labios inflamados

tu lengua chapotea en mi oído

Soy el rey del techo

 

La cama zumba de gemidos

mi nariz hormiguea

en los pelitos de ratón

de tus pechos de botella de bebé

que bailan con los resortes

de tu monte enredado

escurre el rocío de la noche

atornillado a mi lomo

como religión

 

Entonces

siniestra segundos

tapan

los relojes de arena

el hedor del amor cuelga del cuarto

como una playera sucia

nos vamos

pero charcos de vida quedan

detrás

del enchufe peludo

huele a milagro

tenemos diez y seis años

Traducción: Yasmín Rojas

 

*Los poemas forman parte del #14 de la revista El corno emplumado, correspondiente a abril de 1965.

Anuncios